6/11/19

Crónica del V Encuentro de Narración Oral de Canarias

“El verdadero descubrimiento del viaje no consiste 
en buscar nuevos caminos, sino en tener nuevos ojos”
Marcel Proust

Y llegó el V ENCUENTRO DE NARRACIÓN ORAL DE CANARIAS…


Tal y como se había programado, los días 11, 12 y 13 de octubre en el Albergue de San Antonio, en Las Palmas de Gran Canaria, se celebró el V Encuentro de Narración Oral de Canarias. En esta ocasión, desde el corazón de Vegueta, en la isla de Gran Canaria, un lugar marcado por las historias y que guarda secretos increíbles.

Así, en medio del barrio fundacional de Vegueta se reunieron 28 narradores y narradoras venidas de las dos provincias canarias. Con una motivación altísima por celebrar este Tagoror hicieron sus maletas y cogieron aviones, barcos, guaguas y coches para encontrarse. Canarias Crea Canarias ha sido de gran ayuda para poder unir la distancia que nos separa por mar.

La temática elegida este año fueron los mapas. Buscar, encontrar, descubrir y perderse. Imaginar nuevos territorios y explorarlos. Tan importante saber en la Narración Oral donde se encuentra cada cuentista y hacía donde se quiere ir.

Este año era especial por ser el primer Encuentro que hemos podido realizar en la provincia de Las Palmas, y eso nos llenaba de alegría tras varios intentos en años pasado que no habían cuajado.

Con curiosidad, y tranquilidad el goteo de personas fue llegando a la sala Caperucita donde un mural del famoso cuento nos servía de marco para presentar el Encuentro y recordar el camino recorrido en los encuentros anteriores. Leímos las palabras emotivas que nos mandaban desde el encuentro pasado y explicamos cómo sería el viaje en estos tres días. El objetivo del viernes consistía en encontrarnos y para ello dimos paso al “Chacho, ¿tú que haces?”, una dinámica para romper el hielo que daba la posibilidad de responder preguntas de todo tipo, desde las profesionales a las más desvergonzadas, ya fue un éxito en el IV Encuentro y también lo fue en éste. Al regresar a la sala Caperucita la energía había cambiado y tanta gente desconocida hacía solo unas horas eran ahora parte de la misma tribu. Esa era la señal y Silvia y Begoña, cada una de una provincia, tocaron el bucio como signo de que el V Encuentro quedaba inaugurado.

Después de una cena sabrosa y acelerada, salimos a Vegueta a buscar tesoros por sus calles. Tres grupos recorrieron los callejones descubriendo aspectos de la profesión y de ellos y ellas mismas. Rimando, creando imágenes, investigando, preguntándole a un “oráculo”, y perseverando. Al final de la búsqueda cada persona se llevó una recompensa, algunas experiencias para recordar y una persona a la que contarle y que le contase cuentos de forma íntima.

El sábado en la hoja de ruta era el destinado a los aprendizajes.

Tras desayunar comenzamos la mañana con un taller de movimiento que nos despertó del día anterior y nos conectó al grupo y a la escucha, para terminar siendo supervivientes ante cualquier reto.

Después de un tentempié de media mañana vino el escritor y cineasta grancanario Armando Ravelo, quien nos contó sobre las conexiones de la cinematografía y la narración oral y nos habló de sus proyectos, su filosofía de trabajo y sus trucos. Un taller que amplió la mirada de los y las asistentes y del propio ponente.

Descansamos, almorzamos y aprovechamos para buscar por los pasillos a nuestros y nuestras cuenteras invisibles para regalarles un cuento. Ya en la tarde, a la vuelta, hicimos una práctica con los conceptos compartidos por Armando Ravelo con tres enfoques sobre la estructura de las historias, la caracterización de los personajes y los movimientos de cámara.

Justo después mostramos otras formas de ampliar las búsquedas de nuestros cuentos basándonos en juegos, libros y cómics.

Después de cenar fuimos hacía la Biblioteca Insular, sede de buenas programaciones de narración, y nos contamos cuentos y compartimos nuestras voces y dudas, poniendo en marcha un “laboratorio cuentero”, en el que modelamos detalles y generamos sinergias en una hora que resultó deliciosa.

Ya comenzaba el domingo y se notaba el cansancio, este día tenía como hoja de ruta el resumir el encuentro y despedirnos con emoción. Hicimos unas dinámicas para despertar el cuerpo y luego compartimos historias personales cargadas de sentido y vivencias.

Volvimos a la sala Caperucita sintiendo que se terminaba este fin de semana de largo compartir. Repasamos brevemente la situación de la profesión y empezamos a dar feedback de lo vivido y a despedirnos. Cada persona asistente resumió su parecer en una hoja de post it que será leída en el VI Encuentro y también fantaseamos con cómo estaríamos dentro de cinco años y mandamos unos mensajes al futuro para un posible X Encuentro. Empezaron las canciones, el compartir experiencias, emociones y quedarnos con ganas de volver a encontrarnos. Con todo el grupo rodeándolo, el bucio sonó y vibramos. Supimos que era el final y alguna lágrima escapaba para regular tanta emoción.

Tocaba recoger y despedirnos, hacer la maleta y el regreso. Cada persona nos llevamos un pequeño mapa personal de donde estamos y hacia dónde podemos o queremos ir. Y también nos llevamos un cachito de Encuentro prendido en el alma, sabiendonos más acompañados y acompañadas en esta profesión y arte, por momentos solitario.

Ya estamos contando los días para el VI Encuentro.  

Comisión del V Encuentro: 
Néstor Bolaños, Diego G. Reinfeld, Pancho Bordón y Omaira Morales

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario